Aprobada en el Congreso la reforma de la Ley de Tráfico


17/12/2013 (Federación de Caza de Castilla y León)

La Comisión de Interior del Congreso ha aprobado hoy, para su remisión al Senado, el proyecto de reforma de la Ley de Tráfico que modificará el régimen de responsabilidad de los titulares de cotos en relación a los accidentes provocados por las especies cinegéticas en las carreteras.

Según la redacción del nuevo texto, los cazadores solo asumirán los daños derivados de este tipo de siniestros cuando se produzcan como consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor.

La redacción de la nueva Ley de Tráfico queda de la siguiente forma:

“En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas en las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan en aquéllas.

No obstante, será responsable de los daños a personas o bienes el titular del aprovechamiento cinegético o, en su defecto, el propietario del terreno, cuando el accidente de tráfico sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes de aquél.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos.”

La única modificación que ha sufrido el borrador que ya hizo público esta Federación ha sido la enmienda presentada por el PP precisamente en sentido positivo hacia los intereses de los cazadores, reduciendo de 24 a 12 horas el lapso de tiempo tras las monterías que el titular del coto podrá considerarse responsable por el movimiento de las especies provocado. Esta enmienda se fundamentó, con buen criterio y de forma técnica, teniendo en cuenta la forma en que las especies se comportan realmente en la naturaleza.